Regresar a vista general

8 secretos para dominar la mortífera Black Snake

La guía de Claudio Caluori para sortear la Black Snake en Val di Sole, el trayecto más difícil del circuito MTB Downhill.

En materia de trayectos del World Cup Downhill MTB, la mítica pista Black Snake en Val di Sole, en el norte de Italia, esconde sin duda una mordedura mortífera. Se trata de una pista increíblemente escarpada y exigente que favorece a los corredores con altos grados de aptitud y capacidad técnica. En palabras del 7 veces campeón suizo, y leyenda del MTB, Claudio Caluori, hay 8 aspectos a dominar si se desea evitar tan fatal mordedura:

Unfortunately we cannot provide you this service with your current cookie preferences. If you would like to change your cookies preferences, please click “Privacy Policy and Cookies” in the footer.

1. Buen estado físico

Prepara bien tu cuerpo mucho antes de pensar siquiera en descender la Black Snake. No necesariamente las piernas, ya que pedalearás muy poco. Se trata de cuatro minutos sobre una superficie abrupta y accidentada con una pendiente del 25%.

2. Caminar

Es fundamental reconocer la pista a pie. Necesito juzgar muy de cerca las condiciones del terreno, la distancia entre los obstáculos, el espacio de salto y llegada al suelo, etc... y memorizarlo.

3. Configuración de la bicicleta

Cuanto más profundos sean estos agujeros, más rígida deberá ser la suspensión. Lo último que deseas es hacer tope, ya que perderías velocidad durante todo el descenso. La selección de llantas dependerá del clima. Las llantas para barro son la mejor opción cuando el terreno está fresco, incluso si está seco, dado que la tierra suelta y a las agujas de los pinos lo hacen especialmente resbaladizo.

«Cuanto más profundos sean estos agujeros, más rígida deberá ser la suspensión. Lo último que deseas es hacer tope, ya que perderías velocidad durante todo el descenso.»

4. Practicar, practicar, practicar

Por lo general, podrás recorrer la pista dos días antes de un evento. Si se trata de una copa del mundo, normalmente empiezan tres días antes. Lo normal es que 10 bajadas, en total, sean suficientes. Se trata de un delicado equilibrio entre la práctica y el ahorro de energía personal.

5. Líneas correctas

Hay muchas líneas entre las que escoger, y cada ciclista las combinará de forma distinta. Cómo afrontes una sección también determinará tu posición frente a la siguiente, y así sucesivamente. Todo se suma, cada pequeño detalle, conllevando ganancias o pérdidas muy significativas.

6. Saltos

Este descenso incluye varios saltos demenciales, que deberás afrontar de distintas formas para maximizar la velocidad. Mantente seguro en los primeros para conservar la velocidad y el control. A mitad del descenso se encuentra el salto Trentino; justo a la salida de una sección bastante técnica, sin previo aviso, hay un despegue. Si lo coges bien, puedes evitarte hasta 10 metros de sección técnica. Por último, hay un salto de esquí en el que puedes alcanzar una gran altura. Incluso han dispuesto marcas para ver quién llega más lejos.

7. Sobrevivir a la sección media

Después, llega la sección media. Es una serie incesante de árboles, raíces y rocas que parecen dirigidas contra tu persona. Aquí es donde se pierde o se gana esta carrera. Hay un micro-descanso en El Pont, con un breve paseo donde respirar profundamente antes de que el descenso vuelva a ser de lo más pronunciado.

«Después, llega la sección media. Es una serie incesante de árboles, raíces y rocas que parecen dirigidas contra tu persona.»

8. Aceptar los cambios

Dicen que nunca puedes meterte en el mismo río dos veces. Igualmente, tampoco puedes bajar la misma pista dos veces. Para cuando estás listo para volver a bajar, un gran número de competidores han bajado antes que tú, empeorando los hoyos, ensanchando la pista y revelando constantemente nuevas raíces y rocas. Si llueve, solo resta rezar.

Artículo relacionado