Regresar a vista general

Carreteras para recorrer en bicicleta: edición de la Vuelta a España 2018

La Alfaguara / Andalucia - Stage 4

Longitud: 12,4 km
Desnivel: 650 m
Pendiente media: 5,6 %

La Alfaguara, un precioso ascenso cerca de la ciudad histórica de Granada, forma parte del macizo montañoso de Sierra Nevada. Se incluye por primera vez en la Vuelta este año, pero la zona es muy conocida como terreno de entrenamiento por numerosos ciclistas profesionales. Coger el ritmo de este ascenso en concreto puede resultar difícil, pero las pendientes suaves, las carreteras tranquilas y la belleza natural distante del Parque Natural de la Sierra de Huétor sin lugar a dudas hará que valga la pena. Los ciclistas más aventureros pueden explorar la ladera para visitar las ruinas de un antiguo sanatorio y varias cuevas naturales.

La Covatilla (Castilla y León) - Stage 9

Longitud: 19,7 km
Desnivel: 1100 m
Pendiente media: 5,6 %

La Covatilla es una de las subidas más duras de esta zona del centro de España. Tiene ciertas características propias de las Grandes Vueltas, por lo que ya se ha incluido cuatro veces en la Vuelta a España con ganadores como Danilo di Luca y el audaz Dan Martin. El paisaje es el típico de la región, en su mayor parte montes bajos de tierra baldía con colinas ondulantes que se pierden de vista en la distancia. Este entorno seco tiene su encanto, más aún si cabe al contemplar las cumbres distantes cubiertas de nieve que lo rodean. Procure dosificarse en la primera mitad del ascenso, ya que la pendiente en la segunda parte aumenta a cifras de dos dígitos, con lo que no es el lugar ideal para que le dé una pájara (aunque lo cierto es que ninguno lo es).

La Camperona (Castilla y León) - Stage 13

Longitud: 8,5 km
Desnivel: 650 m
Pendiente media: 7,4 %

La Camperona, parte del tríptico de Asturias y Castilla, promete un final por todo lo alto durante la Vuelta a España 2018. La carretera es estrecha y de gravilla en algunos puntos, mientras que en las cuestas de la parte superior la pendiente alcanza un nivel máximo brutal del 25 %. Después de eso, la pendiente da un poco de tregua, pero sigue siendo pronunciada (con cifras de dos dígitos) mientras se va acercando sinuosamente a una torre de radio. Al contrario que en Asturias, las carreteras castellanas están mucho más descubiertas al intenso calor del sol español, con lo que debe asegurarse de que ser capaz de lidiar las altas temperaturas cuando vaya en bicicleta por esta zona durante los meses de verano.

Lagos de Covadonga (Asturias) - Stage 15

Longitud: 14 km
Desnivel: 960 m
Pendiente media: 6,9 %

Los Lagos de Covadonga, emplazados en el Parque Nacional de los Picos de Europa, uno de los entornos naturales europeos más espectaculares, es toda una subida para los amantes de los ascensos, ya que es una de las más impresionantes visualmente que se pueden realizar. Es verdaderamente complicado establecer el ritmo adecuado, dado que las pendientes varían a cada kilómetro y hay diversas secciones muy empinadas por encima del 10 %. La carretera suele tener un tráfico considerable de turistas, aunque los coches no pueden circular en agosto. Sus impresionantes alrededores hacen de esta subida una de las mejores de España. Además, al aproximarse a la cima, donde se puede recuperar un poco el aliento, le espera el remate final: el conjunto de lagos que ya sugiere su nombre. 

Monte Oiz (País Vasco) - Stage 17

Longitud de 8,8 km
Desnivel: 830 m
Pendiente media: 9,4 %

El monte Oiz es una de las montañas más importantes y célebres de la cultura vasca. Es uno de los cinco denominados montes bocineros (en euskera, Deiadar-Mendiak): cumbres visibles desde las que se enviaban mensajes a lo largo de la campiña (por medio de señales con fuego o bocinas) para convocar a reunión a los miembros de los gobiernos locales. Más recientemente, en 1985, el monte Oiz presenció el trágico accidente de un avión que volaba de Madrid a Bilbao cuando chocó contra una torre de televisión situada en la cima en condiciones de densa niebla. Las vistas sobre las colinas sinuosas y los riscos de Euskadi son impresionantes, especialmente en el tramo final, donde la carretera se enrosca de forma intrincada por la cresta entre gigantescos aerogeneradores. No obstante, para acceder aquí, hay que escalar arduamente y enfrentarse a pendientes de dos dígitos, pero al llegar a la cima todo habrá merecido la pena.

Coll de la Rabassa / Andorra - Stage 19

Longitud: 17,8 km
Desnivel: 1112 m
Pendiente media: 6,2 %

La Rabassa se eleva desde el complejo turístico de Sant Julià de Lòria hacia los remontes superiores de la estaciones de esquí. Las partes más empinadas se encuentran en los dos primeros kilómetros, a partir de donde la pendiente disminuye y adopta una agradable uniformidad, así que los que más acusen la inclinación pueden incorporarse y disfrutar de las vistas mientras escalan esta serie imprecisa de curvas. La subida a través de Juberri ya se ha incluido con anterioridad en la Vuelta en dos ocasiones, pero solo en una de ellas fue la cumbre final, donde Alessandro Ballan salió victorioso.