Share

Regresar a vista general

Los corredores patrocinados por Shimano

logran dos oros, tres platas y un bronce en los Campeonatos Mundiales de Pista

Si predecir el nombre de los ganadores fuera sencillo, no tendría ningún sentido continuar celebrando los Campeonatos Mundiales de Pista (o mejor aún, todos seríamos ricos). La competición de este año ha reunido todos los ingredientes: lo bueno, lo desafortunado y lo totalmente inesperado. ¿Cuál ha sido el resultado final de los corredores patrocinados por Shimano? Una medalla en cada una de las seis carreras de categoría Elite, aunque no siempre el metal o el medallista que cabría esperar.

La primera carrera Elite fue la contrarreloj femenina por equipos celebrada el domingo 20 de septiembre. Muchos esperaban aquí ser testigos de una minirevolución liderada por el equipo femenino de Rabo Liv, patrocinado por Shimano, después de su victoria sobre las perennes ganadoras del Velocio-SRAM en la Copa del Mundo de Pista de agosto. Lamentablemente, no pudo ser. Las componentes del Velocio-SRAM fueron muy buenas y corrieron justo como debían para hacerse con el oro. El bronce fue a parar al Rabo Liv, que deberá esperar un año más para destronar a sus rivales.

La prueba masculina por equipos Elite tuvo también un final inesperado, siendo el BMC Racing Team, el primer equipo patrocinado por Shimano, quien se hizo con el oro. Etixx-QuickStep, finalista por unos meros 11 segundos, definitivamente obligó al BMC a esforzarse al máximo. La historia de hoy tiene como protagonista de lo inesperado al ORICA-GreenEdge. Candidatos al oro, sufrieron la pérdida de dos corredores y, finalmente, se quedaron sin opción a medalla. Deberán reagruparse e idear una nueva estrategia para volver a alcanzar los primeros puestos el próximo año.

La contrarreloj femenina individual Elite estuvo llena de tensión, especialmente cuando la neozelandesa Linda Villumsen venció a Anna van der Breggen, del Rabobank Liv, por unos agónicos 2,54 segundos. Comprensiblemente decepcionada, Van der Breggen confesó a los medios que perder por un margen tan reducido se parece más a perder el oro que a ganar la plata, aunque sin duda puede estar muy orgullosa del resultado. Villumsen es una justa y merecida ganadora, después de lograr tres bronces y dos platas en la contrarreloj individual en celebraciones anteriores del campeonato. Este año, había llegado su momento.

Tony Martin, Tom Dumoulin, Rohan Dennis, estos son los nombres por los que se apostaba un dinero duramente ganado para hacerse con la victoria de la contrarreloj masculina individual Elite. Sin embargo, el oro sería para un vencedor inesperado: Vasil Kiryienka, patrocinado por Shimano. El corredor del Team Sky, original de Bielorrusia, ofreció una actuación magistral sobre la bicicleta, marcando los mejores tiempos en todos los tramos y venciendo al segundo mejor, el italiano Adriano Malori, por nueve segundos. No obstante, la distinción por infortunios recayó sobre Rohan Dennis. Rohan, quien indudablemente partía como favorito para hacerse con un escalón del podio, tuvo que conformarse con la sexto plaza tras un pinchazo sufrido a mitad de carrera que terminó con sus expectativas de victoria.

Emocionantes carreras en pista

En el último fin de semana de la competición se celebraron dos emocionantes carreras en pista en las categorías Elite. Lamentablemente para Van der Breggen, el final de la carrera le reportó una cierta sensación de déjà vu, cuando Elizabeth Armistead volvió a adelantarla justo antes de la meta para alzarse con la victoria en la prueba femenina por poco más de una rueda de distancia. No obstante, ya con un tercer metal en el bolsillo en estos campeonatos, parece que Van der Breggen sigue correctamente los pasos de Marianne Vos, su compañera de equipo.

En el último fin de semana de la competición se celebraron dos emocionantes carreras en pista en las categorías Elite. Lamentablemente para Van der Breggen, el final de la carrera le reportó una cierta sensación de déjà vu, cuando Elizabeth Armistead volvió a adelantarla justo antes de la meta para alzarse con la victoria en la prueba femenina por poco más de una rueda de distancia. No obstante, ya con un tercer metal en el bolsillo en estos campeonatos, parece que Van der Breggen sigue correctamente los pasos de Marianne Vos, su compañera de equipo.

Kiryienka y Villumsen con sendas medallas de oro al cuello, y Ferrand-Prévot y Tom Dumoulin con las manos vacías. ¿Quién lo hubiera dicho? Como un laureado premio Nobel de física dijo una vez: "las predicciones son muy difíciles, especialmente si son sobre el futuro".