Share

Regresar a vista general

Momentos más destacados del Campeonato del mundo de Mountain Bike de la UCI

En los campeonatos mundiales de Mountain Bike de la UCI, Rachel Atherton vuelve a ocupar el lugar destacado que le corresponde, mientras los veteranos Julien Absalon y Greg Minnaar han logrado una plata cada uno, demostrando que se encuentran en uno de los mejores momentos de sus respectivas carreras.  

La primera atleta de Shimano con medalla fue Pauline Ferrand-Prévot, la incipiente estrella de 23 años. Parece que el universo es el límite para esta joven deportista. Ha sido la primera persona en hacer con los títulos mundiales de carretera, ciclocross y montaña en la misma temporada. Ahora también puede sumar dos oros más a tan impresionante lista de victorias. 

A pesar de un aparatoso accidente unos escasos 10 minutos antes de la prueba de relevos por equipos de cross mixto y de aparecer con la barbilla vendada, Ferrand-Prévot estaba más motivada que nunca. "Al principio estaba en shock," comentó, "fue un golpe muy fuerte... había mucha sangre". Sin embargo, se enfrentó a la prueba con total serenidad y aseguró el oro para Francia. 

Pauline Ferrand-Prévot

Ferrand-Prévot logra el galardón olímpico de cross country

Tres días después, Ferrand-Prévot logró una convincente victoria en la prueba olímpica de cross Women Elite. A comienzos de la prueba, Jolanda Neff, quien con 22 años había recibido un permiso especial de la UCI para competir en la categoría Elite, logró establecer una impresionante ventaja en una subida. No obstante, Ferrand-Prévot, de 23 y oficialmente perteneciente a la categoría Elite, demostró una asombrosa compostura y nervios de acero. Emulando la naturaleza depredadora del lince, evaluó pacientemente a sus oponentes, al adelantarlos uno a uno, y para la última vuelta ya había establecido una distancia enorme e inconquistable con las demás deportistas. 

Rachel Atherton restablece el orden

En el descenso femenino Elite, Rachel Atherton volvió a poner orden y arrebató el oro a Manon Carpenter, compañera de patrocinio Shimano. Rachel Atherton, la última en abandonar el punto de partida, tenía todo que demostrar y logró recortar tres segundos al impresionante tiempo marcado por Carpenter. Tal vez la bicicleta de edición especial con la bandera de GB de Atherton le infundiera esa dosis extra de adrenalina. Una GT Fury impulsada por un juego de transmisión Shimano Saint y componentes Pro Tharsis 9.8, co-ideada, casualmente, por los hermanos Atherton, esta bicicleta seguramente se alzaría con el primer premio al modelo más extraordinario del campeonato.

Las treintañeras son férreas contendientes

Tres atletas Shimano se subieron al podio en diversas disciplinas masculinas, haciéndose con dos platas y un bronce. Julien Absalon, entre cuya lista de honores se incluyen diversas medallas olímpicas de oro y cinco títulos mundiales de cross, procuró que su rival, Nino Schurter, se sintiera presionado justo antes de la carrera, señalando que Schurter ya había ganado tres competiciones mundiales ese mismo verano. Schurter pronto demostró el motivo de su condición de favorito, situándose a la cabeza en la primera vuelta y aprovechando el descuidado avance de sus rivales en las pendientes. 

En ese momento, muchos podrían haber ya descartado a Absalon, o a cualquier otro rival en realidad. No obstante, al comienzo de la segunda vuelta Absalon se encontraba pegado a la rueda de Schurter, y ningún seguidor dudaba ya de que se estaba fraguando una emocionante carrera entre dos fieros competidores. El avance de Schurter por el exterior era muy superior, pero al cruzar la línea final de la última vuelta, Absalon aún le pisaba los talones.

Durante la quinta vuelta, tanto Schurter como Absalon iniciaron el ataque, pero fue la caída de Schurter la que determinó la carrera; pero no como cabría esperar. Es preciso destacar que Schurter pulverizó la diferencia acumulada e incluso logró establecer una distancia decisiva con Absalon, lo suficientemente importante como para dejar atrás a su rival; estos son los motivos por los que mereció llevarse el oro.

Minnaar se hace con la plata en una carrera excepcional

Greg Minnaar es como un Stellenbosch Shiraz: mejora con la edad. Piénselo: ganó su primer campeonato mundial Men Elite Downhill en 2003 con 21 años, pero ya superaba los 30 cuando se hizo con los dos siguientes, en 2012 y 2013. La naturaleza de la carrera ('Es una carrera única que se celebra una vez al año', nos comentó) significa que puede suceder cualquier cosa.

Minnaar alcanzó la mejor marca cuando aún quedaban seis competidores por participar. Pedaleó como una exhalación, separando su marca 5,5 segundos del mejor tiempo en el segundo tramo y 4,2 segundos cuando voló atravesando la línea de meta. Para celebrarlo, saltó ágilmente de la bicicleta, superó las vallas publicitarias y se arrojó en brazos de sus eufóricos seguidores. ¿Lo había logrado? Ahora a Minnaar solo le restaba esperar y soñar con el mejor resultado.

Izquierda: Greg Minnaar y derecha: Gee Atherton

El defensor del título, Gee Atherton, se acercaba peligrosamente, pero una caída dio al traste con sus esperanzas de victoria a los 2,5 minutos de carrera. Aún intranquilo, Minnaar observó a su compañero de equipo en el Santa Cruz Syndicate, Joyce ‘Ratboy’ Bryceland, situarse en la línea de salida. En el segundo tramo, Bryceland se situaba a 2,8 segundos por detrás, y aunque se esforzó al máximo en la segunda mitad de la prueba, reduciendo la distancia a 2,4 segundos, hoy tuvo que conformarse con el bronce.

El sueño de Minnaar y su nerviosismo estaban a punto de llegar a su fin. Loïc Bruni, con tan solo 21 años, aprovechó al máximo su oportunidad y se mantuvo en cabeza en todos los tramos, terminando 2,3 segundos por delante de Minnaar, alzándose así con su primera gran victoria. Poco después vimos a Minnaar tomar un trago, aunque probablemente no era de Shiraz. Nuestra más sincera enhorabuena a los tres ganadores por una final de infarto.

Si este campeonato ha demostrado algo, es que la edad realmente no importa. Hecho demostrable si analizamos la horquilla de edad de los medallistas: de 18 a 38 años. A veces, la savia nueva irrumpe en las clasificaciones, pero en otras ocasiones la sabiduría y la experiencia aún logran superar sin reservas a la juventud. 

Artículo relacionado