Share

Regresar a vista general

Padre e hijo (2/2)

Hennie y Tom Stamsnijder. Padre e hijo. Hennie fue el primer ciclista neerlandés en ganar el campeonato del mundo de ciclocrós, en 1981, y participó en el Tour de Francia en 1980 y 1981. En la actualidad, es gerente de marketing deportivo para Shimano en los Países Bajos. Su hijo Tom siguió sus pasos y, a sus 30 años de edad, sigue siendo corredor profesional con el Team Giant-Alpecin. Hemos pedido a los Stamsnijder que participen en un cara a cara amistoso. Esta es la segunda parte (de dos).

¿Cuál es la próxima gran innovación tecnológica que va a impactar en el mundo de la competición en carretera?

Hennie: El freno de disco. Va a afectar a la competición en carretera en todas las situaciones, no solamente en los descensos, porque proporciona una potencia de frenado mayor, más fiable. Al contrario que los frenos de llanta, los frenos de disco responden inmediatamente.

Tom: El mundo del ciclismo es muy conservador. Los cambios no gustan demasiado. Pero cuando una empresa como Shimano presenta algo nuevo, los ciclistas son conscientes de que la empresa ha hecho un verdadero esfuerzo para entender qué es lo más importante para ellos. El éxito de una innovación depende de lo que la gente quiere. Al principio, siempre se muestran escépticos, porque lo «nuevo» da algo de miedo. Pero en cuanto los ciclistas prueban algo nuevo, se convencen. Inmediatamente. Y también creen en ello inmediatamente. Ese es el poder que tienen los nuevos avances.

Si fuesen a organizar una carrera ciclista, ¿qué cambiarían para que fuese más interesante?

Hennie: Lo que sería útil es que hubiese menos traslados durante las carreras por etapas. En mi época, había muchísimos traslados, pero nada que ver con lo que hay hoy. Hoy día, los ayuntamientos que más pagan son los que tienen más probabilidades de hacerse con una etapa. Y si resulta que uno está a 400 km, ¡no pasa nada! ¡Metamos a los corredores en un autobús! Esto tiene que cambiar porque no es sostenible.

Tom: Bueno, yo creo que parte del problema es que, a menudo, se recorren etapas de 200-250 km. Pero, por mi experiencia en las Grandes Vueltas, creo que las etapas de 150 km son mucho más interesantes. Las etapas más cortas pueden ser más emocionantes para los espectadores porque puede haber más acción. Pero tampoco deben ser tan extremas y duras que paralicen a los ciclistas.

Hennie: Desde luego, se pueden acortar las distancias. Los ciclistas se adaptarían a ello y las etapas serían más dinámicas. Pero si se acortan y se endurecen las etapas, y luego esperamos que los corredores se trasladen a 400 km de distancia para la siguiente etapa, no tendrán apenas tiempo de descansar. Necesitan tiempo para recuperarse. Es decir, que si llegan a la meta a las 5 de la tarde, porque es la hora de máxima audiencia en la televisión, deberían poder estar descansando en sus habitaciones de hotel en menos de una hora.

Tom: Los organizadores tienen que pensar más en cómo conseguir que haya emoción y no deben pensar que las situaciones extremas son siempre más emocionantes, porque no lo son. Por ejemplo, hay gente a la que no le gustan los esprints, pero si vemos cómo se pueden grabar las cosas hoy día, si instalásemos cámaras en las bicicletas, yo garantizo que esas personas no podrían apartar la vista de la pantalla. Si se puede implementar esto en toda la carrera, especialmente en los momentos importantes, se podrán ver mucho mejor las tácticas que se emplean en una carrera, lo importante que es situarse en una buena posición, por qué alguien decide ponerse donde está… Creo que hay muchas oportunidades de progreso en ese sentido. 

¿Tom, siente cierta presión por mantenerse al día en las redes sociales?

Tom: No, yo no lo llamaría presión. Pero me he dado cuenta de que si vas a hacer algo, es mejor que lo hagas bien. Hay mucha gente que lo hace de mala gana. Yo fui muy profesional durante un tiempo y me busqué a alguien que me ayudase, y notas que la gente lo valora. Las redes sociales son una herramienta más para relacionarte con tus seguidores. También se pueden usar para verificar la realidad. Por ejemplo, si se han malinterpretado o se han sacado fuera de contexto las palabras de alguien después de una entrevista. Entonces, las redes sociales son un recurso sencillo para que un ciclista pueda responder y defenderse.

Hennie: Pero las redes sociales pueden ser peligrosas para los patrocinadores. Porque hay muchos corredores que no piensan en las consecuencias de un tweet o una publicación en Facebook. Hay muchas cosas que pueden salir mal. Por eso, los patrocinadores son un poco recelosos de las redes sociales. Un mal tweet o una foto mal usada pueden tener consecuencias graves. 

La última pregunta: un ganador del Tour de Francia en los años 60, 70 u 80, ¿podría ganar un Tour de Francia hoy?

Tom: Siempre que no sepan cómo era entonces y cómo es ahora.

Hennie: Todos nos adaptamos a las situaciones. Por eso, aquellos ciclistas tendrían que adaptarse a la forma de hacer las cosas ahora. Es más fácil avanzar de la nada a algo que al contrario. Pasar de nada a algo es un proceso gradual, pero pasar de algo a nada es un proceso realmente difícil. Pero claro, cada época tiene un campeón, y eso no va a cambiar nunca. 

Tom: Cada época, surgen corredores con una forma física extraordinaria, que tienen a su disposición las mismas armas que los demás corredores. Esos ciclistas podrían competir hoy también, siempre que tuviesen los mismos conocimientos de hoy y pudiesen usarlos. Me refiero a todos los avances científicos que tenemos, en cuanto a nutrición y al enfoque científico de los entrenamientos. Sí, entonces, creo que seguro que podrían competir hoy. 

Artículo relacionado