Share

Regresar a vista general

Qué ponerse ahora que llega el frío

Un poco de preparación es de gran ayuda cuando se trata de disfrutar al máximo tu experiencia sobre la bicicleta este invierno

El mal tiempo no existe. Con el equipamiento adecuado y un poco de preparación, podrás disfrutar cómodamente de tu bicicleta este invierno, sin importar lo que te depare la madre naturaleza, si tú quieres. Mientras que algunos prefieren pasar sus horas de invierno sudando sobre la estática, o simplemente entrar en modo hibernación y evitar la bici por completo, salir al aire libre te ayudará a mantenerte sano y motivado durante los meses más fríos y oscuros del año, y a conservar tu buena forma de cara a la primavera.

El invierno también es una buena época para trabajar en las técnicas que solemos descuidar el resto del año. A menudo, los ciclistas profesionales solían dedicar los primeros meses después de la temporada baja a acumular kilómetros sobre bicicletas de piñón fijo para mejorar su agilidad y eficiencia de pedaleo. El ciclocross y el ciclismo de montaña también son excelentes maneras de perfeccionar el control de tu bicicleta, incluso para los ciclistas de carretera más entregados. Como beneficio adicional, pedalear a menor velocidad por pistas forestales te mantendrá notablemente más caliente cuando hace mucho frío.

Sin embargo, son los largos paseos en grupo los que convierten el invierno en una época realmente especial para los ciclistas. Un par de horas en la carretera con tus amigos a un ritmo relajado, con una parada o dos para tomar un café y un dulce es lo más parecido a la perfección para un ciclista. Solo disfrutarás tu experiencia si te mantienes caliente y seco y tu equipamiento funciona correctamente.

Muchos ciclistas optan por disponer de una segunda bicicleta para los meses de invierno. La arena y la sal que se depositan en las carreteras pueden resultar muy dañinas para los componentes, por lo que un equipo más resistente es más adecuado para los corredores de alto rendimiento. En cualquier caso, querrás usar llantas más anchas y resistentes para disfrutar de un mejor agarre sobre firmes resbaladizos y evitar pinchazos. Quedarte parado en el arcén arreglando un pinchazo cuando está helando no es precisamente divertido y debes hacer todo lo posible por evitarlo.

Los guardabarros te mantendrán mucho más seco en días mojados, y son prácticamente imprescindibles si pedaleas con amigos. No querrás ser el amigo desconsiderado que empapa a quien le sigue con agua sucia y fría, y tampoco querrás que nadie te moje a ti la cara. Después de cada viaje de invierno, lava tu bicicleta de inmediato. Quitar el barro y la sal y engrasar la cadena hará que tu máquina dure mucho más tiempo en buen estado.

En cuanto a la ropa, el objetivo es mantener una temperatura corporal estable, sin importar las condiciones meteorológicas ni tu fuerza de pedaleo. El sobrecalentamiento obstaculizará tus esfuerzos y pronto te convertirá en un ciclista húmedo y sudoroso con riesgo de congelarse tan pronto como reduzcas el ritmo, bajen las temperaturas o te enfrentes a un descenso. Si tienes demasiado frío, tus extremidades dejarán de funcionar correctamente y tus reacciones se volverán lentas, lo que podría resultar peligroso.

Según las investigaciones, la temperatura corporal ideal para pedalear con comodidad y obtener un buen rendimiento es de 37 °. Por ese motivo, Shimano desarrolló su tecnología 37 °, que emplea materiales aislantes, tejidos que bloquean el viento y el agua, capas y ventilación activa y pasiva estratégicamente situada, para que los usuarios puedan controlar su temperatura corporal y dar lo mejor de sí mismos, sin importar el clima. Esta tecnología se ha incorporado a una amplia gama de kits, desde culottes y botines a chaquetas, guantes y maillots, por lo que ya no existe una buena excusa para no disfrutar de las ventajas del ciclismo invernal.

Artículo relacionado